Diagnóstico energético: la clave para reducir la factura de la luz en tu empresa

En la dirección de una empresa, siempre es necesario tomar todo tipo de decisiones para recortar gastos, en especial si estos no son del todo necesarios. En este artículo, te hablaremos acerca del diagnóstico energético, cómo ayuda a las empresas y cómo puede ayudar a la tuya en especial. Además, te mostramos las etapas que se llevan a cabo durante el proceso de análisis de costes de luz.

Cuando se contrata este tipo de servicios, es necesario contar con el equipo de profesionales más completo del mercado. A pesar de que se trata de un proceso que cualquier gerente puede hacer desde la comodidad de su oficina, existe una metodología detrás que debe ser perseguida, en pro de conseguir los mejores resultados.

¿Qué es el diagnóstico energético?

El diagnóstico energético es un procedimiento que busca analizar el consumo de las compañías, con la finalidad de arrojar un informe detallado, con todos los detalles relevantes, así como una planificación que permita reducir este consumo. Esta herramienta logra, en promedio, la reducción de hasta el 40 % en consumo de energía eléctrica en las empresas que han logrado aplicarlo de forma correcta.

¿Cómo ayuda el diagnóstico energético a las empresas?

Sin importar el tamaño de la empresa, la ejecución de un diagnóstico energético trae consigo una serie de ventajas. A continuación, te las enumeramos una por una.

Conocimiento del consumo

Como has visto anteriormente, el diagnóstico energético logra que las empresas conozcan su consumo. Esto les permite trazar las directrices necesarias para generar una reducción de los costes.

Ahorro en costes

El ahorro en costes de energía es algo que se logra, siempre que haya un diagnóstico energético para empresas. En este orden de ideas, se trata de una ventaja fundamental, y es por lo que las compañías acceden a este tipo de servicios.

Mejora de la competitividad

La reducción del consumo energético es responsabilidad de todos los empresarios. Cumplir con estos objetivos no solo mejora la competitividad, sino que también mejora la percepción que tienen las personas acerca de ella. De esta forma, se forja una imagen empresarial llena de confianza.

Preservación del medioambiente

La economía española ha estado enfocada en la preservación del medioambiente durante la última década. Un diagnóstico energético para empresas logra adaptar la compañía a los requerimientos del sistema, ayudando a preservar el ambiente.

Reducción de la dependencia energética

Algunos países son dependientes de los combustibles fósiles, por supuesto, importados. Comenzar a reducir el consumo energético supone una mejora, que reduce esta dependencia y permite crear un país enfocado en el uso de nuevas energías.

Promoción de la innovación tecnológica

Adoptar las medidas necesarias para reducir el consumo de energía en tu empresa, significa promover la innovación tecnológica en todos los aspectos, en especial, en el de la eficiencia energética.

El paso a paso para un diagnóstico energético eficiente

El diagnóstico energético para empresas se lleva a cabo bajo una metodología. A continuación, te mostramos el paso a paso que siguen los profesionales a la hora de asesorarte en materia de reducción de los costes de luz.

Análisis

La primera fase en el proceso de diagnóstico es la de análisis. El profesional encargado realiza un análisis de todas las formas de empleo de energía. Desde equipos informáticos, hasta la iluminación. El análisis se ejecuta durante un tiempo establecido. Al tratarse de un proceso estadístico, lo ideal es tener una muestra bastante grande.

Compara una factura de electricidad o gas con las tarifas de otras comercializadoras y empieza a ahorrar con nuestra herramienta Comparador-Luz y Gas

Diagnóstico

En la etapa diagnóstica, por supuesto, se establecen las conclusiones del análisis. Se trata del resultado completo del estudio llevado a cabo, y es lo que permitirá tomar las decisiones correspondientes.

Planificación

La tercera y penúltima etapa en el proceso de diagnóstico energético es la de planificación. En esta, se establecen objetivos, se trazan rutas y, por supuesto, se establece una planificación que permita reducir el consumo energético en un tiempo determinado.

Evaluación

En todas las metodologías, el proceso final es el de evaluación. Durante este proceso, lo que se busca es determinar la efectividad de la planificación. En caso de que los resultados sean negativos, o mínimamente optimizables, se establece otra planificación.

La finalidad del diagnóstico energético en las empresas es la de reducir su consumo. Lo que se logra con todas estas etapas es optimizar el proceso de producción al máximo, orientado a la reducción del consumo energético y el logro de los objetivos empresariales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio